Cómo entretener a un niño al modo del siglo XIX

Existe un juego que data de 1880 y que aún apasiona a los pequeños. Se llama plastilina y le damos la receta. Decimonónico, pero ‘hipster’

Sorprender a los pequeños de la casa, al menos una vez a la semana, debería ser tarea obligatoria del adulto más atareado o responsable.  “Los niños cada vez juegan menos tiempo y muchos de ellos lo hacen solos”. Esta es la principal conclusión que se desprende del estudio Juego y Familia, realizado para el Observatorio del Juego Infantil en 2012. Y no es difícil ni caro ponerle solución.

Le proponemos esta sencilla receta de plastilina para elaborar y disfrutar con sus hijos. No solo estimulará la creatividad de los niños, sino que además contribuirá a la economía familiar. Como ingredientes, necesitará dos tazas de agua, dos tazas de maicena, una taza de sal, dos cucharadas de aceite, dos cucharadas de crémor tártaro y colorantes alimentarios (opcionales). Estos últimos los puede conseguir en supermercados o tiendas especializadas en repostería.

1. Coloque un cazo a fuego lento y vierta el agua, la maicena, la sal, el aceite y el crémor tártaro.
2. Revuelva continuamente los ingredientes hasta formar una masa compacta. Este proceso tardará tan solo unos minutos.
3. Deje enfriar la mezcla y amásela hasta conseguir la consistencia deseada.
4. Separe la plastilina en porciones y añada a cada trozo unas gotas de colorante (opcional). Mezcle de nuevo para incorporar el tinte.
5. Esculpan juntos todas las figuras que les plazcan.
6. Al finalizar, guarde la plastilina en recipientes herméticos, procurando sacar todo el aire para no secarla y poder volver a utilizarla.

Esta actividad debe estar supervisada por un adulto.

* Ana Campillo es bióloga y autora del blog Organicus.